ABIERTO
TODOS LOS DÍAS DEL AÑO

Excepto el 01/Ene y 25/Dic

Blog

Tamajón y sus pueblos

Tamajón está situado en la sierra Norte de Guadalajara, concretamente en el extremo meridional del macizo de Ayllón, en la Sierra del Ocejón, cuarta cumbre más alta de Guadalajara y, sin duda alguna, una de las más emblemáticas de toda la comarca.

El municipio de Tamajón está constituido, desde la decada de los 70, por cuatro núcleos urbanos: Tamajón, Almiruete, Muriel y Palancares.

Limita por el Norte con Valverde de los Arroyos y La Huerce; por el Este con La Nava, Semillas y Arbancón; por el Sur con Cogolludo, La Mierla y Retiendas y por el Oeste con Valdesotos y Campillo de Ranas. Se asienta a 1030 metros de altitud, y constituye la entrada natural de lo que se conoce como Ruta de la Arquitectura Negra.

Tamajón

Los primeros moradores de Tamajón se remontan al Paleolítico, como demuestran los restos cerámicos, óseos y grabados rupestres encontrados en diversos parajes del término. Una leyenda cuenta que hace muchos siglos hubo un asentamiento judío, denominado “Ciudad de Tamaya”, de ahí se cree que proviene su dedicación al comercio. Es en la Reconquista cuando Tamajón aparece de una manera clara y concisa en la Historia de España. Al igual que Toledo, Guadalajara y todo el Valle del Henares fue reconquistado por Alfonso VI en el S. XI.

En el siglo XIII perteneció a señores reales que le concedieron privilegios en cuanto al comercio se refiere: “el derecho a mercado de todos los martes de la semana”, concedido por Alfonso X, el sabio, en 1259. Esta carta plomada es el documento más antiguo que se conserva en el Archivo Municipal de Tamajón. Otra concesión fue hecha por Sancho IV y consistía en el privilegio de estar exento del pago de portazgo. Sin olvidar el derecho a pastar en toda la sierra de las Ranas (sierra de Ayllón).

La economía de Tamajón en la Edad media se basaba en dos pilares: el comercio y la ganadería, aunque también tenían cierta importancia la agricultura y alguna pequeña industria. En el siglo XIV Tamajón pasó a pertenecer a la familia de los Mendoza, hasta la desaparición de los señoríos, a principio del S. XIX.

Su Ayuntamiento, con sede en un Palacio Mendocino del S. XVI, es el eje central de la actividad del municipio, dónde se integran también las localidades de Muriel, Almiruete y Palancares.

En los alrededores de Tamajón es de obligado cumplimiento la visita a la Ermita de los Enebrales, construida a principios del siglo XVI, y morada de la patrona de Tamajón, la Virgen de los Enebrales, popularmente conocida entre sus numerosos debotos como la “Serrana”.

Almiruete

Es un bonito pueblo rodeado de una exuberante vegetación y dividido por el Arroyo de las Presas. Está asentado a unos 1087 m. de altura, en la falda del monte Cabeza de Almiruete. Su nombre tiene claras influencias árabes. Tras la Reconquista Almiruete fue uno de los lugares de la Comunidad de Villa y Tierra de Ayllón, concretamente pertenció al Sexmo de Transirra. En 1833, al realizarse la actual división provincial, se incluyó en Guadalajara. En 1970, igual que ocurriera con Muriel y Palancares, pasó a formar parte del municipio de Tamajón. Gozan de merecida fama sus populares carnavales protagonizados por “las botargas y mascaritas”.

Este atractivo municipio situado en la falda del monte Cabeza de Almiruete y perfectamente integrado en un entorno de hermosa serranía. Es famoso por sus carnavales de botargas y mascaritas.

La iglesia de la Asunción de Nuestra Señora es un bonito edificio de una sola nave y una antigua espadaña triangular, que presenta dos huecos para las campanas y un último vano en el ángulo. Se trata de un curioso ejemplar de arquitectura románica, con detalles góticos y diversos añadidos. Una cornisa de Ovas talladas sobre recio sillar le confiere un aire medieval muy llamativo y poco repetido en las Iglesias de la zona. Posee dos puertas de entrada: una está orientada al sur, sobre ella se alza un pequeño tejadillo que la protege, la otra mira a occidente. En su interior se guarda una pila bautismal románica.

Aquí también has de visitar las ruinas de la ermita de la Soledad, la Fuente vieja, construida en 1974 y las casas de tradicional arquitectura.

Más información sobre Almiruete.

Palancares

A más de 1200 m sobre el nivel del mar, en la ladera este del pico Ocejón, se encuentra Palancares. La historia nos cuenta que este lugar perteneció a la Villa y Tierra de Galve, desde que, allá por 1520, este término se independizara de Atienza y formara su propia comunidad.

Se sitúa a 15 Kms. de Tamajón en la Carretera hacia Valverde de los Arroyos.

Puedes visitar su iglesia, de sencillo aparejo, que conserva en su interior una bella pila bautismal románica, con decoración en la copa a base de arcos semicirculares orlados de bolas.

La fuente construida en 1924 en la carretera; edificios singulares (pizarra y madera de roble, balconadas voladas) como la casa de la maestra, el antiguo ayuntamiento o la fragua; las ruinas de una antigua explotación minera y el molino harinero son otros lugares de interés que no te puedes perder.

Muriel

Este bello municipio situado a 6 Kms. de Tamajón en la Carretera hacia Cogolludo, se encuentra situado en el margen derecho del rio Sorbe, entre dos cerros y con espectaculares cortados de pizarra.

Conserva casas de arquitectura rural y un preciosa iglesia parroquial. El paisaje de Muriel es de gran belleza con cortados en las peñas sobre los claros ríos, densas arboledas y parajes espectaculares con figuras formadas por el goteo del agua.

El paraje conocido como “El Castro” desvela su posible origen celta. Tras la reconquista la zona perteneció al Señorio de Beleña. Destacan sus densas arboledas de especies ribereñas.

Destacan: los vestigios paleolíticos y Neolíticos, los restos de un puente de sillares de piedra desaparecido sobre el río Sorbe, las ruinas del molino de aceite y Almazara, y la cercana y nueva ermita de Peñamira, construida tras cubrir las aguas del embalse de Beleña la antigua ermita.

Fuente | tamajon.com



1 Comentario

Deja un comentario