ABIERTO
TODOS LOS DÍAS DEL AÑO

Excepto el 01/Ene y 25/Dic

Blog

Un paseo hasta la Ermita de los Enebrales

Muchos estaréis buscando el mar. El turismo de sol y playa sigue siendo la elección por excelencia para disfrutar del verano en este país. Sin embargo, ya sea por gustos o por disponibilidad, algunos de vosotros optaréis por el turismo de interior aunque solo sea para disfrutar de alguna escapada en estos días.

Por ello, y porque de eso sabemos un poco aquí en Tamajón, os proponemos una ruta sencilla por nuestros alrededores. Un paseo que va desde Tamajón hasta el pantano de El Vado en el que podréis disfrutar de un paisaje en el que abundan las sabinas, los enebros y las encinas.

El Sabinar

A poco más de un kilómetro del pueblo, junto a la carretera GU-186 que va a Majaelrayo, encontraréis este sabinar, uno de las propuestas medioambientales más sorprendentes de la zona. Este sabinar sobre calizas es uno de los más espectaculares de la región tanto por sus increíbles formaciones geológicas como por la vegetación que ha crecido entre las mismas a nada más y nada menos que 1.100 metros de altitud.

La Ciudad Encantada

En medio de este esplendor natural se erige la Ciudad Encantada de Tamajón. Una formación rocosa caliza con cuevas, oquedades, arcos, dolinas y otras curiosas formaciones resultantes de los procesos de erosión que han ido esculpiendo este bonito paraje durante miles de años.

De hecho, este lugar está incluido en el ‘Inventario de Paisajes Sobresalientes’ del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Entre las rocas, enebros y bajo la atenta mirada del Ocejón, podréis disfrutar de un paisaje mágico en el que buscar utilidad a las caprichosas formas geológicas a la sombra de las sabinas, enebros y encinas.

La Ermita de la Virgen de los Enebrales

Al norte del sabinar se encuentra la Ermita de la Virgen de los Enebrales, “La Serrana” patrona de Tamajón a la que rendimos tributo en pocas semanas. Cuenta la leyenda que En una ocasión en que el cura de Tamajón iba con su mula al pueblo vecino de El Vado a decir misa, le atacó una gran serpiente, y al encomendarse a la Virgen, esta se le apareció sobre un enebro apaciguándola con su resplandor.

La ermita fue construida en el siglo XVI en estilo románico aunque un siglo después se reformó siguiendo un estilo más renacentista. Dicen que sus puertas siempre tienen que estar abiertas “como si fuera un mesón”.

Captura ayto de tamajon

Datos facilitados por el Ayuntamiento de Tamajón.

 

Fuente | Ayuntamiento de Tamajón

Pueblos de la Arquitectura Negra

 

 

 



1 Comentario

Deja un comentario